Se eliminó el tope en la cantidad de atenciones que pueden recibir menores de seis años en cinco tipos especialidades

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email
Share on twitter

Gracias a un trabajo coordinado entre Senadis y Fonasa, desde el 10 de agosto de este año y de forma automática, se han anulado los topes en el número de atenciones para recibir prestaciones de Kinesiología, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología, Psiquiatría Pediátrica y Psicología. La medida beneficia a un millón 220 niños en el país.

Muchos problemas de salud requieren tratamientos permanentes en el tiempo para una mejor calidad de vida de los pacientes. Esto resulta especialmente importante en los niños que tienen algún tipo de discapacidad, pues la continuidad de sus atenciones contribuye en su proceso de estimulación, atención temprana e inclusión. Esta fue la premisa para iniciar un trabajo mancomunado entre el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis) y el Fondo Nacional de Salud (Fonasa).

Así lo manifestó Jorge Pérez, Jefe del Centro de Gestión Regional de Fonasa. “Desde agosto de este año se elimina el tope anual de atenciones y tratamiento para niños menores de seis años, permitiendo acceso a cinco tipos de atenciones de salud en los que se requiere continuidad de tratamientos. Las especialidades que contempla la medida son Kinesiología, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología, Psiquiatría Pediátrica y Psicología, las que no tendrán ningún tipo de restricción respecto a la cantidad de atenciones, ya que serán bonificadas”, explicó.

Para Karina Riquelme, Directora Regional de Senadis, “con este anuncio estamos beneficiando a más de 1 millón 220 mil niños menores de seis años en nuestro país, especialmente a aquellos con discapacidad que son quienes requieren continuidad en sus tratamientos. De esta manera estamos asegurando el acceso a salud y mejorando la calidad de vida de muchas familias de nuestra región que antes debían pagar un alto costo cuando se cumplía con el número de atenciones, o bien debían dejar inconclusos los tratamientos de sus hijos por no poder continuar pagando”.

“Las especialidades que involucra esta medida permiten acceder a una estimulación temprana, brindando mayor inclusión. Además, considerando lo que ha significado la pandemia en términos de salud mental, especialmente en nuestros grupos más vulnerables, contribuimos a resguardar esta arista en nuestros niños de la Región de Aysén”, replicó Karina Riquelme.

Finalmente, el Seremi (S) de Desarrollo Social y Familia Sebastián Barra destacó el trabajo de Senadis y Fonasa, “porque han concretado un importante anhelo para todos nuestros niños que presentan alguna condición de discapacidad y para quienes es esencial contar con las prestaciones definidas y sin ningún tope. Todos sabemos lo importante que es el estímulo precoz en un niño, por lo que esta medida permitirá tener adultos con mejor calidad de vida y más autovalentes”.

Para situarlo en perspectiva, antes de esta medida, las prestaciones de Kinesiología infantil tenían un tope de 30 atenciones al año, en Terapia Ocupacional un tope de 100, en Fonoaudiología no podía ser más de 82, además en el caso de Psicología eran 32 y en Psiquiatría pediátrica un máximo de 48 sesiones al año.

Detalles

¿Para quiénes? Podrán acceder a este beneficio todos los niños y niñas menores de 6 años que pertenezcan a FONASA, no será necesario acreditar una condición o diagnóstico específico. Al contar con cobertura para Fonasa, también aplica para quienes están asegurados por Isapres.

¿Dónde puedo tener estas atenciones? En todos los establecimientos en convenio con Fonasa; esto es Modalidad Libre Elección (MLE). Se accede a éstos a través de la compra de un bono.

¿Cómo sé qué establecimiento se entregan estas atenciones? En la página web de Fonasa, en la sección “Elige Tú”, existe una lista georeferenciada de los prestadores en convenio que entregan estas atenciones y, además, podrá conocer de antemano los valores del copago.

¿Cuánto será el copago? Exactamente igual al que ya le entrega el actual Plan de Salud al beneficiario. Lo que cambia es que ya no existe límite en la cantidad de atenciones que recibe el beneficiario en 1 año.