PDI llama a estar alerta frente al fenómeno del acoso escolar

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email
Share on twitter

Los avances y actualizaciones en el Plan Paso a Paso y la mejora en las condiciones sanitarias permitieron el retorno de manera gradual a las clases presenciales por parte de los establecimientos educacionales de la región. Así, recientemente, las autoridades sectoriales del área informaron que el 96% de los planteles educativos de Aysén están abiertos y con clases presenciales. Ante esta situación, desde la Policía de Investigaciones de Chile realizaron un llamado a la comunidad educativa, padres, madres y apoderados a estar alerta frente a distintos temas que puedan afectar a los niños, niñas y adolescentes durante este retorno a clases, ya sea presencial, virtual o híbrido.

Desde la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales (BRISEX) Coyhaique enfatizaron que, luego de un periodo tan extenso sin clases de manera presencial, es posible detectar cambios en las conductas y comportamientos de los estudiantes. “Nuestras formas de comunicarnos, estudiar, comprar, divertirnos, etc., han migrado hacia el espacio virtual, nuestra vida cotidiana se fue tornando cada vez más digital en la medida que avanzaba la pandemia, por tanto, debemos estar muy alerta a las interacciones de los niños, niñas y adolescente en el retorno gradual a la presencialidad en los establecimientos educacionales”, puntualizó el subprefecto Richard Biernay, jefe de la unidad especializada.

Uno de los fenómenos que repercute a nivel educacional, y que podría retornar con el regreso a las clases de manera presencial, se relaciona con el acoso escolar, más conocido como bullying. “Se trata de una situación donde uno o más estudiantes persiguen e intimidan a otro, victimizándolo a través de insultos, rumores burlescos o mal intencionados, humillaciones, asilamiento social, apodos, agresiones físicas, lesiones, amenazas, coacciones, entre otros”, enfatizó el jefe de la BRISEX Coyhaique.

De acuerdo a lo informado por el subprefecto Biernay, “cuando este tipo de acciones y conductas se tornan reiterativas y se prolongan en el tiempo estamos frente al fenómeno de acoso escolar, generando graves consecuencias para la víctima, los espectadores y la armonía del curso”.

Cabe destacar que, durante el periodo de las clases virtuales, este fenómeno podría haberse trasladado hacia un escenario digital, generándose a través de redes sociales e internet a las que estuvieron más expuestos niños, niñas y adolescentes durante la pandemia. “En este caso, estamos frente al ciberbullying, fenómeno que se caracteriza por el uso indebido de la red para agredir, maltratar o atacar psicológicamente de manera deliberada y continua a un niño, niña o adolescente por parte de sus pares a través de internet, mediante mensajes en redes sociales con el objetivo de someter, asustar y amenazar”, agregó el jefe de la unidad, subrayando que una víctima de ciberacoso escolar podría no querer retornar a clases ante situaciones producidas en redes sociales.

Las características principales del bullying y ciberbullying, detectadas tras los análisis de los especialistas de la PDI, se relacionan con que son acciones intencionales, reiteradas en el tiempo, ocurren cuando un tercero mantiene un complejo de superioridad sobre otro, existe indefensión de la víctima, exclusión y marginación, entre otros.

El subprefecto Richard Biernay destacó que “las principales recomendaciones son alertar a los escolares que ante este tipo de situaciones deben contarle a algún adulto de su confianza lo que les está ocurriendo para poder advertir a quien corresponda y generar los mecanismos de apoyo”.

Del mismo modo, son factores para tener en cuenta el enseñar a sus hijos a proteger su intimidad en internet, estrechar lazos afectivos y de confianza con sus hijos, conversar siempre con sus hijos acerca de los sitios que visita y las personas que contacta en la red, y finalmente educar para compartir con respeto junto a sus compañeros, manteniendo siempre relaciones interpersonales sanas, no permitiendo que se burle de algún compañero por las diferencias que puedan existir entre ellos.

Además, es importante que los establecimientos educacionales cuenten con redes de apoyos integrales y equipos especializados en convivencia escolar para enfrentar estos casos y, ante la toma de conocimiento de una situación que esté afectando a algún estudiante y que presente situaciones de lesiones, daños o amenazas, “la recomendación es realizar las respectivas denuncias, ya que frente a hechos constitutivos de delito se informará al Ministerio Público, organismo que decreta la realización de una investigación a partir de la información proporcionada”, detalló el jefe de la BRISEX Coyhaique.

Finalmente, desde la PDI recordaron que la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales de la región se encuentra en el Complejo Policial Coyhaique, ubicado en calles Dos N°086, sector puente La Cruz, donde se pueden efectuar denuncias, solicitar orientaciones y obtener más información, o bien pueden comunicarse directamente al nivel de emergencias de la PDI, llamando al 134.